Viernes, Septiembre 24, 2021

El chakra laríngeo es la iglesia de Sardis. Cuando el kundalini abre la iglesia de Sardis, entonces florece en nuestros labios fecundos hecho verbo. El chakra laríngeo tiene 16 hermosos pétalos

Samael Aun Weor

 

En la iglesia de Sardis nos salimos de los elementos.

La iglesia de Sardis, vuelve a hacer un enlace con la Iglesia de Efeso. En la iglesia de Sardis el SACRATÍSIMO ESPÍRITU SANTO hizo una creación de tipo sexual. El regente de la Iglesia de Sardis es el CRISTO. Es regente, pero no como elemento, sino que pertenece a tal lugar, así vuelve a actuar Mercurio. De ahí nos damos cuenta por qué en una forma muy oculta y filosóficas el Maestro SAMAEL AUN WEOR nos cuenta cómo se reproducían los hiperbóreos. El dice: “la garganta es un útero”. Pero tenemos que comprender que ese útero es donde da a luz la palabra y la palabra es el CRISTO. Esto quiere decir que si nosotros como seres humanos razonables, no hacemos una selección y una purificación del verbo; el CRISTO no puede expresarse. Debido a que desde el mismo momento en que nosotros aceptamos la regeneración y la doctrina, también aceptamos una serie de condiciones que debemos tener como seres razonables. Lo primero que hay que purificar son los órganos con los que estamos haciendo la creación o estamos sacando la materia prima, que son los órganos sexuales y el útero por el que estamos expresando las virtudes o integraciones que vamos teniendo con el SER, que es la palabra. El que no tiene el útero purificado, no lo tiene apto para parlar la palabra y no parla la palabra porque el corazón no se lo permite. La palabra es una proyección que hay del corazón a la laringe y de la laringe al exterior.

Hablando en términos generales podemos decir que todo lo que es la garganta, está regida por el CRISTO. Dicen las sagradas escrituras que no se puede permitir que con la misma lengua se maldiga y se bendiga. Porque uno de los dos queda sin méritos y como quiera que DIOS respeta el libre albedrío de la persona, entonces se queda sin mérito la enseñanza que se dice. No podemos pensar que una persona que utiliza en el diario vivir un verbo descompuesto, va a tener el poder de hacerse entender cuando parla la enseñanza de DIOS. El que quiera aprender a llegar a la conciencia de la gente, tiene que indiscutiblemente hacer una selección y una purificación del verbo. “De la abundancia del corazón hablan los labios”. No se justifica que en nuestra sagrada institución existan personas que usen un léxico descompuesto, profano; ya que es un alto grado de fornicación y con un elemento de esos tendríamos más que suficiente para dañar a una comunidad. Si nos vamos a la esencia de todo esto, sería necesario readoctrinar a la gente ya que todavía en la GNOSIS hay muchos residuos de costumbres muy mundanas relacionado a eso. Hay palabras que para nosotros son sumamente graves, porque desarmonizan. Una palabra grosera desarmoniza. El Maestro SAMAEL AUN WEOR, da la vocalización de la letra “E” para el desarrollo de este chakra.

Lo que ustedes conocen aquí como la expresión del Sunyata; es algo de la palabra y del corazón. Cuando el corazón está en vibrante armonía con el momento de la vida en que hay una exaltación del espíritu, la palabra que se pronuncia en ese instante, tiene el poder de abrir la atmósfera para cristalizar verdaderos milagros.

Porque son frases, enseñanzas y esa palabra sale del corazón, ya que solo quien la tiene en el corazón la parla. Si cualquier persona dice la misma palabra, no tiene efecto porque no sale de allí, del lugar donde nosotros estamos ubicados porque hemos aprendido a hacerlo. El ritual dice: “el hombre vulgar de la tierra, el hombre que ama y el hombre que mora en silencio”. Pero ¿Cuál es la diferencia entre el hombre que ama y el que mora en silencio?. El que mora en silencio es el Ser. Ahí se está explicando cómo se conjuga el Ser Interno, ese verdadero hombre y ese hombre que ama, que por amor está hablando, enseñando, adoctrinando y sanando. Ese hombre que ama es el hijo, aunque la Liturgia lo define como otro hombre. El hombre vulgar de la tierra es aquel que pulula en la sociedad. Si llevamos esto a la práctica, podemos decir que muchas veces las cadenas de curación se hacen por costumbre ya que son pocas las personas que llegan a hacer una cadena con la predisposición del corazón de sanar a las personas. Repiten lo que les dicen pero ni siquiera están imaginando que a los pobres enfermos de los hospitales les debe llegar esa luz que se expande de la cadena, que sale del Templo hacia la periferia, llevando la armonía de la palabra que se extiende a través del aura del universo para llegar a posarse en los lugares donde hay dolor. No se puede cambiar la forma de hablar si no se cambia la forma de sentir. Eso es indiscutible.

EL QUE VENCIERE SERÁ VESTIDO DE VESTIDURAS BLANCAS, Y NO BORRARE SU NOMBRE DEL LIBRO DE LA VIDA Y CONFESARE SU NOMBRE DELANTE DE MI PADRE Y DELANTE DE SUS ANGELES EL QUE TIENE OÍDO, OIGA LO QUE EL ESPÍRITU DICE A LAS IGLESIAS.

APOCALIPSIS

V.M. Lakhsmi (extracto de “Los Misterios de Eleusis”)