Viernes, Septiembre 24, 2021

 “Con el ascenso del kundalini a la región del corazón, se pone en actividad la Iglesia de Tiatira con sus doce pétalos maravillosos. El desarrollo de este centro cardiaco, confiere inspiración, presentimiento, intuición y poderes para salir conscientemente en astral...”

Samael Aun Weor

 

Son 7 iglesias. Y ya hemos hablado de tres.

La Iglesia de Tiatira queda en el corazón. Está regida por el sol; por Michael. No digamos que pertenece a tal o cual elemento porque eso va de acuerdo al trabajo que estamos haciendo, sin embargo como elemento, ésta pertenece al éter.

ACLARACIÓN: Algunos dirán porque no se sigue lo secuencia de los elementos tal como son: agua, tierra, aire, fuego, éter. Pero eso tiene una razón de ser. El elemento éter actúa como Iglesia regida por el Sol, por el Logos Michael. La Iglesia de Tiatira está sometida (por llamarlo de alguna manera) a la tesis y a la antítesis. Nunca es igual a las otras. Ya que dentro de las áreas que le corresponden a esta Iglesia se están sucediendo los sentimientos buenos y los sentimientos malos. Lo mismo puede pasar en las otras, pero está más caracterizado en la Iglesia de Tiatira. De ahí viene aquello que dice el Maestro SAMAEL AUN WEOR: “lo peor de todo, corazón contra corazón”. Ella tiene una regencia, pero como nosotros estamos haciendo un trabajo, necesitamos tener gravitación alrededor de algo. El ser humano común y corriente gravita un rato alrededor de la mente, otro en las emociones, otro en los instintos, otro en el motor, otro en el sexo. Nosotros debemos gravitar en el corazón por el elemento tierra por la estabilidad que tiene. Este es el elemento estabilizador de todas las características de la persona; es el centro de gravedad. Es lo que nos hace gravitar a nosotros, no como ley de gravedad, sino como órbita dentro de la rotación que tenemos que hacer alrededor de nuestro sol, el corazón.

Pero a la vez, esta Iglesia está regida por el elemento éter ¿Por qué?. Por el Espíritu. Ahí está la presencia da la Tesis y la Antítesis. La antítesis es la densidad de la tierra. Y la volatilidad del elemento éter es la tesis. Esa tesis y antítesis es: “parte y contraparte”: la que no lo deja actuar y la que lo pone a actuar. Entonces la persona no tiene una estabilidad y no mantiene el corazón en estabilidad porque para eso debe tener conocimiento de todo lo que es su estructura física.

Pregunta: Hemos visto las tres iglesias (como si fuéramos subiendo), pero ahora llegamos a un punto intermedio, ¿debemos bajar con las tres iglesias de arriba que nos falta para encontrarnos en Tiatira?.

Venerable Maestro: Si, así es. Es necesario que haya una profunda comprensión de lo que se está practicando de la enseñanza. Porque si nosotros formamos en el corazón una gravitación de densidad. Caeríamos en el papel de los antiguos monjes que vivían solo de la meditación. ¿Qué pasó con ellos?, era una gran cosecha de sabios pero sin la sapiencia que tenemos nosotros hoy. Ellos desarrollaron el corazón en gran manera. Justamente por el desarrollo de la parte gravitacional del corazón como densidad. Nosotros hacemos lo contrario, le quitamos la gravitación a la tierra como densidad y la ponemos como órbita alrededor de lo que tiene valor en el trabajo de nosotros que es el Sol. Orbitamos alrededor del sol que en este caso viene siendo el “desarrollo áureo del elemento éter”.

Ahí también vemos claramente el doble centro de gravedad. Vemos como todas las cosas se conjugan en ese maravilloso centro que tanto amamos. El corazón es un filtro para lo que viene de abajo, de las otras Iglesias.

Pregunta: En la práctica ¿Cómo se le quita la gravitación a la tierra como densidad para ponerla a orbitar alrededor del corazón?.

Venerable Maestro: Le quitamos la gravedad que es todo lo malo que tenemos para que esa tierra nuestra gire alrededor del corazón, pero que no se salga de ahí porque entonces va a colisionar con otras iglesias como puede ser Pérgamo, la Odisea, etc. La gravitación tiene que ser perfecta para que en esas condiciones nuestro Sol Interior pueda iluminar todo el organismo. Ahí no queda nada en oscuro. Lo que en otros términos el Maestro SAMAEL AUN WEOR llama: “la cara física y la cara oculta de nuestra luna psicológica”. La luna psicológica es la misma psiquis que está en la sangre; ella tiene sus partes ocultas no porque la sangre esté quieta; pero sucede que tiene unas partes ocultas donde el yo psicológico no actúa y por eso uno cree que no lo tiene. Pero en los eventos vemos que no es así; por ejemplo si nos insultan, allí no queda oculto nada, porque reacciona la sangre; ella revuelca todo y sale, y al salir está expresando el ego. Ese es el momento de darle la estocada. Es una gravitación física lo que le vamos a quitar, porque nuestro estado de alerta, de atención está alrededor del corazón.

Pero no está en el corazón, sino alrededor de él. Esto es importante; porque en el corazón está el Templo, y uno gira alrededor del templo y no dentro de él.

Hemos dado el mantrám OM. Si lo descomponemos, vemos que está la “M” de la iglesia de Efeso y de Esmirna que las dos vibran con el elemento agua y está la letra “O”, que es el Absoluto nuestro. Entonces la letra “M” define al hombre y la letra “O” define al Absoluto. Es la resonancia que se sucede en la parte interna en la pronunciación del mantram. El estado es de la persona y el evento es de la vida. Es la preparación que debemos tener en la vida diaria para enfrentar los eventos. Y desde luego si se olvida de la gravitación del corazón cae en el engaño y no se convierte en el observador del evento sino en el actor del evento.

Pregunta: ¿En esos estados, cómo actúa el sentir?.

Venerable Maestro: Estamos hablando del comienzo de un trabajo. El sentimiento, o mejor dicho los sentimientos, son como la mente. Mientras no tengamos una mente homogénea, unida, integrada, tenemos “pensamientos”, pero no “pensamiento”. Por ejemplo: uno piensa en comprar una finca, pero detrás de ese pensamiento hay otro que prefiere comprar una casa; entonces inconscientemente como mensaje subliminal, el que quiere comprar la casa está dando órdenes a la mente para que piense en la casa y no en la finca. Si un hombre está pensando en una dama, la ve linda, bonita, pero detrás de ese pensamiento hay otro que le gusta otra mujer porque tiene piernas más bonitas y le dice: “no, mejor la otra”. Ahí viene la dualidad del pensamiento. Por eso todo ser humano común y corriente tiene “pensamientos”, rara vez tiene “pensamiento”.

El que tiene un solo pensamiento hace lo que quiere. Porque un pensamiento sólido, bien estructurado es una obra hecha. Pero si hay dualidad, no llega a nada porque actúa la pluralidad. Eso hace que se fraccione la voluntad. Al pensamiento hay que limitarlo, lo mismo al sentimiento. Cuando uno tiene un sentimiento sólido en una cosa, ama profunda y entrañablemente eso; llámese la esposa, el hijo, la doctrina, etc, y nunca cambia de sentimiento. Pero cuando son pluralidades de sentimientos, puede amar a su esposa y dice: “es tan linda, es tan noble”, pero cuando le da rabia dice: “no, yo estaba engañado, es un diablo”.

Pregunta: Yo no imaginaba que el elemento tierra regía a Tiatira. ¿Ahí se hace una creación?

Venerable Maestro: Claro, ¿No ven que uno nace en la tierra?, tiene que nacer aquí como físico y como DIOS.

Pregunta: ¿Hasta dónde nos corresponde llegar a nosotros?

Venerable Maestro: a nosotros nos corresponde llegar hasta el corazón y DIOS baja hasta el Corazón. La meta nuestra es ganarnos el corazón. No es bajar de la cabeza al corazón, sino ir del sexo al corazón.

Pregunta: ¿Qué son los resentimientos?

Venerable Maestro: Un sentimiento reciclado se convierte en un resentimiento porque lo ha repetido varias veces. Entonces ¿Qué pasa con el sentimiento reprimido?. Por ejemplo: si un policía está en la calle, hay un problema y él está sin el arma, lo primero que hace es correr al cuartel.

Lo mismo nos pasa a nosotros, desgraciadamente los eventos nos encuentran en la calle descuidados y como uno se olvida que el arma está en la casa, se deja invadir el centro emocional, el centro pensante u otro centro; pero si corre al corazón, inmediatamente comprende que lo que está viviendo es un evento relacionado a la vida, y a la vida hay que cuidarla porque somos ese Jesús que estamos defendiendo al CRISTO que se está gestando en el corazón.

Pregunta: ¿Dónde ponemos ese resentimiento, esa ponzoña?

Venerable Maestro: No en la Iglesia, sino en el país psicológico, que es donde deambulan esos elementos en contacto unos con otros. En el movimiento sanguíneo, donde se está moviendo esa energía psíquica en la cual cargamos el ego y él se alimenta. Por eso, en todo elemento de miedo, a uno le da mucha rabia en un momento dado y se pone pálido porque toda la sangre va al hígado que es el asiento de las emociones Después que se quema cierta cantidad de glóbulos rojos por la descarga, se pone pálido. Son cambios físicos de las personas pero que tienen un asiento y una relación en los estados psicológicos.

Pregunta: ¿Eso nos lleva a una clave de SOL pero en otro estado diferente?.

Venerable Maestro: Claro, el Maestro SAMAEL AUN WEOR lo llama: “estado de alerta percepción”. Pero no estamos hablando de la muerte del ego, porque desde que el ego esté vivo, se mete donde puede. Lo que estamos buscando es la forma en que uno sepa que si está gravitando alrededor del corazón, indiscutiblemente le está quitando la razón a toda reacción de los demás estados psicológicos.

Pregunta: ¿Que es la inspiración?.

Venerable Maestro: Es un paso muy bien definido para llegar a la iluminación. El hombre o mujer inspirada, indiscutiblemente es un condensador de sabiduría.

Pregunta: ¿En el corazón están las cámaras secretas?

Venerable Maestro: No son cámaras secretas, sino la aurícula y el ventrículo, que son el Yin y el Yang que representan el flujo y reflujo de sangre (cuando uno abre el otro cierra), para que pueda haber un ritmo armonioso en la circulación sanguínea. Cuando la sangre llega al corazón lo hace contaminada, pero cuando sale, cambia el color ¿Dónde quedó la parte oscura que la sangre tenía?. El corazón y el pulmón trabajan en forma estrecha, igual que el hígado que representa el infierno de la persona. El corazón representa el cielo de mercurio. Es el cielo de mercurio porque ahí se procesa la actividad más explícita del CRISTO en cuanto a planeta. Entonces cuando la sangre entra con esa densidad (o como le llamen los médicos), vemos cómo la misma máquina humana se autodepura y eso tiene que ver con la depuración consiente que uno debe hacer. Después que nos volvamos prácticos en esto, cuando aprendamos a respirar, a alimentarnos, etc. le vamos a quitar por lo menos el 50% de peso a la sangre de esa densidad que tiene. Entonces el pulmón va a tener una capacidad muy superior de poder ejercer en el recorrido de la sangre por el cuerpo en unión con el trabajo del corazón, ese será un trabajo mucho más liviano. Uno purifica la impureza de los hidrógenos, el otro purifica oxigeno para que haya esa mezcla con la sangre y una mejor circulación.

Con esto quiero decir que si una persona se propone a gravitar en lo que estamos diciendo, elimina una gran cantidad de elementos diablos. Porque no los deja seguir gravitando en la parte más sutil o más divinal que uno tiene que son los sentimientos. ¿Qué le pasa al limosnero que anda por la calle con un costal lleno de cosas?. Pasa que le puso conciencia (si se le puede llamar así) a esos zapatos viejos y cosas que carga. Uno dice: “¡ese bobo cargando ese bulto de cosas viejas!” Pero ¿No lo hacemos nosotros en el cuarto de los recuerdos?, allí tenemos un poco de cosas viejas. Uno dice: “no las bote que todavía sirven”, y ¿Cuándo las vuelve a utilizar?. Ustedes, ¿No guardan cosas que nunca más van a usar?. ¿No hay conciencia metida en eso?.

Pregunta: ¿Cómo podemos establecernos en la gravitación en el corazón con el elemento tierra?

Venerable Maestro: Con la auto observación, con la oración, con la meditación, y con la contemplación. Son elementos que se encargan de mantenernos unidos al sentimiento, lo que el Maestro SAMAEL AUN WEOR en otros términos llama “la razón del Ser es el mismo SER”. Si nos aferramos a la razón del SER, indiscutiblemente le damos la razón a todo lo que nos pase; porque es la razón del SER y la razón de ser no puede estar opuesta a la razón del SER. Porque la razón del Ser es el mismo SER.

Pregunta: ¿Cómo queda la intuición en este trabajo?.

Venerable Maestro: Eso es un dote o un poder que nace con el desarrollo del chakra del cardias o de la Iglesia en sí.

Desde el mismo momento en que queramos imponer nuestro criterio en la vida, le estamos quitando la razón al SER. Y si le quitamos la razón al SER, dejamos nosotros de de ser, porque ya no estamos unidos a El por una razón que es propia de El y que no es la razón de nosotros. Eso es una desobediencia, una rebeldía, inconsciente o no. Se rebela uno contra la razón que tiene; porque la razón que El tiene, El mismo es. Y para estar unidos a El, indiscutiblemente debemos aceptar la razón de El. Y la razón de El es que debemos colaborar con todo lo que nos pase en la vida como eventos inevitables, porque sino, nos estamos oponiendo a esa gran Ley que emana de la LEY.

CAMBIAR LA MANERA DE SENTIR

La gravitación en el corazón no es una cuestión de peso, sino de conciencia, de sentimientos: «debo sentirme ahí». Uno está ubicado en el corazón; pero cuando anda por la calle, alguien le dice una cosa, otro lo llama, otro le habla de la casa, de los precios, del tiempo, etc, entonces dejó de gravitar y corre el riesgo de caer en cualquier yo de las impresiones que recibió por la confusión y congestión de los múltiples eventos. Por ejemplo, veamos el dínamo de un motor: hay un macho girando alrededor de una hembra; gira pero no la toca porque si lo hace se quema, pero girando genera energía. El éter y la tierra hacen corto circuito. Uno gira alrededor del corazón como persona, como sentimiento, como conciencia, pero no puede estar metido donde está el nacimiento de DIOS.

Nosotros somos «la ciudad de las nueve puertas». Pero eso no indica que un yo va a entrar por los ojos; puede ser que los ojos participen en la formación del yo, pero él entra siempre como sentimiento. Es decir por el corazón. Uno no puede decir que el yo de la lujuria entra por los órganos sexuales, porque donde está el asiento, el motivo o la razón de esa lujuria es el sentimiento. Si nosotros cerramos matrices a través de la gravitación alrededor del corazón, ¿se seguirán metiendo yoes?.

Pregunta: ¿Por eso hay que cambiar primero la manera de sentir?

Venerable Maestro: El Maestro SAMAEL AUN WEOR dice: “hay que cambiar la forma de pensar”, y el V. M. LAKHSMI dice: “hay que cambiar la forma de sentir”. No estoy dando enseñanzas nuevas, pero el Maestro SAMAEL AUN WEOR es muy amplio en su concepto. Si cambiamos la manera de sentir, indiscutiblemente estamos evitando que se proliferen más elementos en este pobre organismo. Porque el ego entra por el corazón. El SER entra por el corazón; el ego muere por el corazón y el SER se eleva por el corazón. No hay otra puerta. El yo no entra por la glándula pineal (por ahí entrará una entidad pero no un yo). El CRISTO sacó los mercaderes del Templo, porque cerró la puerta para que no vuelvan a entrar y ese templo es el corazón. Purifique el corazón e indiscutiblemente la mente quedará bloqueada. Si uno se sale del corazón, entra en reemplazo un diablo. Que lo recogió de una impresión que entra como un sentimiento.

Por ejemplo: si uno ve a alguien matando, dice: “que DIOS me ampare de hacer una cosa así”, pero al otro día tiene ganas de matar al que vio matando, o por lo menos desea que le pase un carro por encima para que “pague lo que hizo”. Ahí se le metió un yo asesino. Esos eventos dentro nuestro se convierten en emociones y la emoción se convierte en pensamiento y el pensamiento se convierte en un yo. ¿Quién ha visto que en la mente nació el ego?, lo que hace la mente es reaccionar y traer energía del sexo; luego la proyecta a través de la imaginación y se formó un yo de lujuria, de crimen o robo. ¿Por donde entró?, por un sentimiento, por un falso sentimiento egoico, por el corazón. La pluralidad de sentimientos es equivalente a la pluralidad de yoes. El yo se formó adentro, pero para habitar donde no debe estar, entró por la puerta del Templo, es decir el corazón. Volvamos a la práctica del OM. Yo doy testimonio de esa práctica del OM que aprendí apenas entrado a la GNOSIS. Y empecé a gravitar en el corazón. Yo trabajaba en el campo, aserrando, pero cada respiración era un OM. Y cuando desperté el chakra del cardias, fue tremendo. Eso me paso como a las 5 de la tarde andando en Algeciras (Colombia), cuando sentí esa impresión tan brutal; yo corría por la calle para ver si encontraba una persona para decirle: “mire, ¿No se da cuenta?”, pero a la vez me decía: “¿Qué podía decir si no estaba viendo nada?, estaba sintiendo”. Desde ese momento empecé a sentir unas lagunas mentales espantosas, eso me preocupó porque pensé que era una enfermedad. Después me di cuenta que veía a la legión viva pero no entraban más al corazón.

No es que uno se acuerde del corazón cuando está metido en problemas sino que debe estar gravitando en él de momento a momento. Dice el Maestro SAMAEL AUN WEOR, que Gandhi duraba 40 días ayunando y sabemos que uno puede durar 2 o 3 minutos sin respirar, pero no puede durar 1/2 minuto sin impresiones. Entonces si uno no hace eso indica que de momento a momento está expuesto a reciclar demonios que salen y entran porque la puerta está abierta. Hermanos, no se les está exigiendo que actúen como adeptos pero hay que empezar a gravitar alrededor del corazón porque eso nos está dando 3 condiciones extraordinarias para la vida del esoterista.

1. Le está enseñando a mantener alerta percepción.

2. Está reciclando energía. Por eso un soltero puede morir un 50% o más, debido a que la energía que está procesando a través de la concentración en el corazón le pone a hervir la sangre. Si uno está bien concentrado, siente que le palpitan los dedos de los pies, las manos, etc. porque el cuerpo se está cargando de la energía que está generando y que no deja escapar.

3. Está convirtiendo la vida en una alegría, en una fiesta. Porque estando concentrado en el corazón uno encuentra la razón de la vida.

Al principio se siente como un “pesito” y en ocasiones da un dolorcito que uno cree que se está enfermando del corazón. Pero es el aprendizaje de eso. Cuando uno está despertando ciertos poderes como la clarividencia, siente que la cabeza le explota y eso es debido a que uno se concentra y vive ahí.

Necesitamos que ese centro se mantenga en actividad y donde uno se concentra, allí llega la mayor corriente de sangre. Estar concentrado en el entrecejo equivale a estar vocalizando la “i” a toda hora; lo mismo pasa con el corazón. Esa es la forma más práctica que hemos conseguido para el desarrollo de los sentidos. Cuando un iniciado se propone trabajar muy seriamente en la gravitación al corazón, deja de pensar.

AL QUE VENCIERE Y GUARDARE MIS OBRAS HASTA EL FIN, YO LE DARÉ AUTORIDAD SOBRE LAS NACIONES Y LAS REGIRÁ CON VARA DE HIERRO, Y SERÁN QUEBRADAS COMO VASO DE ALFARERO; COMO YO TAMBIÉN LA HE RECIBIDO DE MI PADRE Y LE DARÉ LA ESTRELLA DE LA MAÑANA. EL QUE TIENEN OÍDO, OIGA LO QUE EL ESPÍRITU DICE A LAS IGLESIAS.

APOCALIPSIS

V.M. Lakhsmi (extracto de “Los Misterios de Eleusis”)